Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Miércoles 24 de mayo de 2017

Las economías regionales en crisis

Sección
Integración
Fecha
17 de febrero de 2017

Diego Lo Tártaro *

Llevamos más de 14 meses de gobierno de Cambiemos, es redundante volver a reiterar que las expectativas de Cambios que se generaron cuando el Ing. Macri se hizo cargo de la Presidencia, hoy se van diluyendo como el humo, enfrentándonos con la realidad de siempre “nada cambia”.

No pretendemos hacer el balance anual como se hace en las empresas, pero si un análisis parcial y orientativo en materia económica de lo que no se hizo, ni de lo que tampoco hay planes a ejecutar, y que sí requieren urgente atención, nos estamos refiriendo a las Economías Regionales y las Pymes, desde hace años libradas a su suerte, en un contexto de desorden generalizado y corrupción, en el que solo ganan los mejor posicionados y más fuertes, es decir los grandes grupos económicos.

Hoy como siempre, estos grupos económicos tanto nacionales como extranjeros que operan en nuestro país, tienen todo el acceso a la información, a contactos de primer nivel en el gobierno, inclusive algunos de ellos lo integran, a los medios de prensa oral, escrita y televisiva, ya que en algunos casos son sus propietarios, son sus voceros encubiertos poderosas agrupaciones o entidades empresariales, es decir su capacidad de lobby es conocida y padecida.

Del otro lado están las Economías Regionales y las Pymes, históricamente abandonadas, desatendidas, desoídas y maltratadas, si bien es cierto que son el caballito de batalla para las campañas electorales, pero de la que se desmontan con rapidez una vez finalizadas las elecciones y son electos.

Pero cuidado, son los mayores generadores de empleo y trabajo, los que si tienen sensibilidad social, porque son la sociedad en su conjunto y fundamentalmente son nacionales y lógicamente su interés es el país. En contraposición para los grandes, el país es solo un negocio circunstancial y temporal del que están prontos desprenderse o partir cuando las utilidades se minimizan.

Que nos proponemos haciendo esta síntesis tomada al azar de una realidad que todos conocemos, el alertar a quienes nos gobiernan de que las Economías Regionales y miles de Pymes están en crisis, que algunas están desapareciendo, vaya simplemente a modo de referencia: los productores de manzanas de Río Negro y Neuquén, la manzana la tiran por falta de precios remunerativos, solo se conforman con cubrir sus costos, que triste, paralelamente en los supermercados de Buenos Aires se vende manzana importada de Chile, el negocio de la leche es deficitario desde la vaca hasta antes de llegar a las góndolas recién ahí comienzan a ganar solo los supermercadistas, la olivicultura en La Rioja con los mismos padecimientos. Ni que hablar si lo hacemos de la industria: la del juguete prácticamente desaparecida, la de indumentaria en agonía, la industria liviana esta sometida a una competencia desleal desde el exterior, con importaciones procedentes de países asiáticos donde lo que menos vale es el trabajador, sometido a una cuasi servidumbre, similar a la que en Europa se padeciera a mediados del siglo XIX, en los comienzos de la era industrial, y finalmente para cerrar el circulo sus productos en su mayoría son de pésima calidad.

Si a todo esto sumamos, variables económicas que por incompetencia o imprevisión el Gobierno no pude corregir y que golpean con más dureza a la Economías Regionales como son: muy altos índices de inflación, la ausencia de una reforma impositiva integral, el alto desempleo, la baja capacidad de compra de grandes segmentos de la población, el olvido al que fueron relegados los jubilados, la ausencia de inversión extranjera tan anunciada pero aun no vislumbrada, el dólar planchado disminuyendo los ingresos o quitándoles competitividad a la Economías Regionales que tienen o buscan un perfil exportador, muy altas tasas de interés que les restan también competitividad ya que no tienen acceso a los mercados internacionales de crédito, etc., etc. Así podemos seguir enumerando y sumando a este examen aplazos.

Las infraestructuras básicas para ser competitivos son simplemente deficientes o inexistentes, es más son ignoradas en los planes de gobierno, ¿a que hacemos referencia?, nuestro país por sus extensión territorial necesita de medios de comunicación y transportes eficaces y económicos, puntualmente el ferrocarril, de esto no solo no se habla, sino que es peor aun ni siquiera se lo tiene en cuenta, de caminos y rutas ni hablemos en el mejor de los casos tienen una antigüedad de 60 ó 70 años y son intransitables por su deterioro, un verdadero despropósito con la cantidad vehículos que las transitan sobre todo teniendo en cuenta la velocidad que desarrollan autos y camiones sumado al porte de estos últimos.

Carecemos de una mínima flota fluvial, lo que es peor, ni siquiera se hace referencia a su innegable necesidad, considerando la extensión de nuestras vías fluviales.

No contamos con estructuras portuarias acordes a las demandas y necesidades de nuestra producción, y ni siquiera se consideran análisis de factibilidad para mejorarlas.

Desgravamos industrias extractivas como la minería explotada por empresas extranjeras y paralelamente somos reticentes a un trato similar con otras actividades que si lo requieren, necesitan y son nacionales.

Que queremos significar con estos ejemplos también tomados al azar, que seguimos en la improvisación, pensando en lo que dejamos de hacer por años y en el caso de proyectos son para hoy, no para lo que nos demanda minimamente un futuro cercano. A comienzos del siglo XX se hicieron obras sanitarias previstas para cien años, hoy estamos utilizando las mismas tal como las proyectaron y ejecutaron, con el subterráneo recién hace un año resolvimos cambiar los coches que eran del Centenario, y así hasta el infinito.

Un pequeño aparte sobre el que volvemos a insistir: el acceso a los Mercados de Capitales al que siempre se hacer referencia, con una supuesta reactivación del mismo, con índices de crecimiento muy importantes, no en el número de empresas cotizantes sino en el valor de pizarra, pero ocultan decir que estas utilidades que reflejan las pizarras sí bien son excelentes, son única y exclusivamente para un muy reducido y selecto número de mega empresas, y que en muchos casos son extrajeras.

Se anuncia falsamente todos los comienzos de año la incorporación de numerosas empresas a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, que luego el tiempo se encarga de desmentir. Otra falacia.

Ni la Comisión Nacional de Valores, ni la bolsas existentes en condiciones de operar, se ocupan o preocupan por atraer empresas al mercado ya sea para buscar socios a riesgo o para buscar financiamiento, ni tampoco en la búsqueda de inversores. Para ellos las Economías Regionales y las Pymes son anatema. Es decir todo es declamativo, nada es real, vivimos una ficción. ¿Cuando vamos a reaccionar y ponernos a la altura de las necesidades y los acontecimientos que nos atropellan sin misericordia?

Gobernantes y gobernados debemos reaccionar, comencemos a trabajar con inteligencia, con los pies sobre la tierra y con la vista hacia adelante, que el mundo y los negocios avanzan sin mirar a quienes pisan, atropellan o dejan atrás, solo ven adelante, solo tienen un propósito crecer y crecer.

Dejemos de solo prestar atención al espejo retrovisor, miremos hacia adelante y avancemos, el mundo es de los emprendedores, de los que piensan y trabajan para el futuro, solo así dejaremos un país mejor para quienes nos sucedan.

*Presidente IADER

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur