Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Domingo 19 de noviembre de 2017

Yacyretá: “La represa ya comienza a volverse vieja", dice un ambientalista

Sección
Infraestructura
Fecha de publicación
8 de noviembre de 2013

Al referirse al incendio en la represa hidroeléctrica Yacyretá, ambientalista Raúl Aramendy, explicó que las megarepresas generan electricidad barata al principio pero luego tienden a volverse obsoletas y se debe invertir más en la reparación generando asi energía más cara.

El integrante de la Mesa por el No a las Represas de Misiones, cuestionó la falta de información oficial y en este sentido pidió que se conforme “una comisión que investigue la situación en la que está la represa y los peligros que corremos los que estamos debajo.”

La noticia del incendio del Transformador de la Estación Nº 8 de la represa hidroeléctrica de Yacyretá, continúa generando repercusiones, al quedar expuestos los desperfectos que afectan a la obra y el hermetismo que los rodea, por parte de la EBY. Al respecto de lo sucedido, el ambientalista Raúl Aramendy dialogó con TVA Misiones Cuatro, advirtiendo que las represas tienden a envejecer rápidamente y con el tiempo, requieren cada vez mayor inversión para las reparaciones. Aramendy cuestionó con dureza la falta de información oficial al respecto del siniestro –que se conoció por la videofilmación de un particular- y remarcó que cuanto mayor sea la represa, mayor será el riesgo que corre la población, ante un eventual rompimiento.

En este sentido, Aramendy pidió que se conforme una Comisión Investigadora que analice el funcionamiento y el estado de la represa de Yacyretá. Además, el integrante de la Mesa por el No a las Represas enfatizó que hay “desvío de fondos” en el manejo de la Entidad Binacional de Yacyretá.

“Todos estamos con ganas de saber, pero la ley nacional de información pública no se cumple. Hay un secreto con lo que ocurre en Yacyretá”, cuestionó Aramendy, quien advirtió que “la represa que ya comienza a volverse vieja y se cometieron muchos desvíos de fondo.”

Aramendy puntualizó que “evidentemente hay accidentes como este que no pasaron a mayores, como el desplazamiento de tierras con las últimas grandes lluvias que tuvimos (a fines del 2012 cuando) tuvieron que (bajar la cota) a lo loco por peligro (de resquebrajamiento)” Las represas “son formas perimidas” de generar energía. El ambientalista destacó que en los países desarrollados, se apunta a generar energía a partir de fuentes eólica, solar y a través de las mareomotrices, entre otras.

Por otra parte, Aramendy cuestionó el hermetismo con el que se maneja la EBY cuando debe informar sobre desperfectos y/o siniestros en el embalse. “Nosotros guardamos en secreto el pescado podrido para que nadie sienta el olor”, disparó.

En esta línea, Aramendy vaticinó que habrán nuevos desperfectos y accidentes, porque la represa construida en los años 70 ya entra en la obsolescencia. “Fue un incendio en una turbina y lo controlaron (pero) van a haber otros accidentes. Las represas tienen estos problemas, envejecen rápidamente. Es uno de los grandes problemas que tienen todas las represas: son una fuente grande de corrupciones y negociados (sobre todo) si se hace (cosas) de espaldas a la población. La tecnología ya es obsoleta”, insistió el ambientalista.

“El paredón va a seguir rajándose porque esto sucede con todas las represas”, comentó Aramendy quien puso como ejemplo de este fenómeno, el de la represa más grande del mundo, sobre el río Yangtsé (China) “Tiene una empresa que trabaja las 24 horas del día sellando rajaduras. Es una tecnología que ya debería desecharse definitivamente", opinó.

De acuerdo con Aramendy, para conocer fehacientemente “el nivel de riesgo al que estamos sometidos” hay que “formar una Comisión Investigadora Independiente, no ponerlo a (Oscar) Thomas (presidente de la EBY) para que investigue la situación en la que está y los peligros que corremos los que estamos debajo del nivel de la represa. Y a partir de ahí ver qué medidas de precaución ser toman”, sostuvo.

“O seguiremos gastando dinero (en reparaciones)”, sentenció Aramendy, sin mencionar los 3 millones de dólares que costará la reparación del transformador de la usina nro. 8 de Yacyretá. “Algún día se hará el cálculo y nos daremos cuenta que la de Yacyretá, es la electricidad más cara del mundo. Es lo que hemos producido con este tipo de represas, que fueron baratas al principio, pero después terminan siendo muy caras. Y ¿quién paga todo esto? El Estado, la población, la ciudadanía”, sentenció.

“Lo que se tendría que hacer si se tuviera un mínimo de preocupación por la gente, es formar una Comisión que Investigue en qué situación está la represa y sus posibles derivaciones peligrosas”, reiteró el ambientalista, para quien, “de lo contrario, siempre estamos ante la posibilidad de que haya una catástrofe.”

En este sentido, Aramendy subrayó que “cuanto más grande la represa, mayor es el peligro, por eso es mucho más conveniente los embalses y no las megarepresas. Aunque muchas veces los embalses también provocan grandes impactos. Yacyretá es una megarepresa, el proyecto de Garabí y Panambí son dos megarepresas. Cuanto más grande sean estos monstruitos, menos seguridad hay y menos posibilidades de manejo”, alertó el activista.

“Urgentemente tiene que haber control público e información pública sobre lo que está pasando en Yacyretá, basta de secretos porque esto atenta contra la seguridad de las personas. Es increíble que en Paraguay en este momento haya más discusión pública sobre la aparentemente muy irregular situación en la que se encuentra Yacyretá, mientras que de este lado (en Argentina) hay un gran festejo público sobre qué maravillosa es”, fustigó Aramendy.

Finalmente, con respecto a las actividades previstas por la Mesa por el No a las Represas para lo que queda del año, Aramendy adelantó que no se tomarán vacaciones y que habrá una actividad el domingo que viene en el camping de Canal Torto, para festejar el gran paso que dimos con la Marcha por el Plebiscito y contra las represas. “Vamos a seguir luchando contra estas 6 empresas (encargadas de los estudios de prefactibilidad de Garabí-Panambí) que siguen actuando, al contrario de lo que sucede en Brasil, donde la gente se puso muy fuerte y tomó las empresas, que llegaron a un acuerdo para no continuar hasta Enero. mientras que acá siguen con las tareas”, cerró Aramendy.

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur