Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Domingo 23 de abril de 2017

NOA: un salteño cruzó el Paso San Francisco y el de Sico en un ciclomotor

Durante once días recorrió La Puna y el desierto de Atacama con una moto de solo 110 cc.

Sección
Turismo
Fecha de publicación
28 de marzo de 2014

Su pasión por las motos no tiene límites, una vez más cruzó la cordillera de Los Andes y el desierto de Atacama en un ciclomotor que tiene una fuerza de solo 110 cc., similares a las que vemos atravesar las calles de la ciudad todos los días.

El año pasado recorrió 2.700 kilómetros en solitario, como siempre arrancó en Cachi, Salta, por la Ruta 40, rumbo al Abra El Acay y desde allí, por Sico, hacia Chile.

El aventurero de estos caminos es Martín Oliver, que este año sumó a tres amigos que comparten las mismas ganas de recorrer las misteriosas geografías de Sudamérica.

Como haciéndose eco de la canción “Mágico y misterioso viaje”, de Lennon y McCartney, Martín está esperando para ir cada vez más lejos.

“Desde el 2009 viajo en moto, mi preferida es una Yamaha XT660R ; con esta recorrí Chile, Uruguay, Paraguay y los estados de Santa Catarina y Río Grande do Sul, en el sur de Brasil”, nos comenta sin alardes Martín que en ese momento ya llevaba recorridos más 100.000 km.

“Con el ciclomotor ya había recorrido el año pasado 2.700 km por el Paso de Sico en Salta, y el Paso San Francisco en Catamarca; este año hice 3.200 km con la misma máquina.

Esta vez, por la Ruta Nº 1 de Chile llegué hasta la Serena y desde ahí por el Paso de Agua Negra en San Juan. Me acompañaron tres motoviajeros, pero la vuelta la terminé solo”.

El equipaje de Martín es sencillo: liviano en ropa, pero completo en herramientas.

“Los amigos que quieran emprender un viaje en una moto grande o en un sencillo ciclomotor, mi consejo es el siguiente: familiarizarse con la moto, conocer sus límites y los del conductor; viajar a velocidades sugeridas en la carretera, cuidar la moto y establecer descansos cada hora y media; usar protecciones siempre, además de tener tiempo y sobretodo actitud”, sugiere el motoviajero calchaquí.

“Además soy un amante del montañismo y aplico la misma regla: siempre despacio y firme”.

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur