Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Sábado 24 de junio de 2017

Norte Grande: A 25 años de la muerte de un visionario de la integración regional entre el NEA y el NOA

Roberto Romero

A 25 años de su muerte, su trayectoria como empresario y gobernador de Salta lo ubican como figura protagónica de la restauración de la democracia en Salta, y un visionario en la conformación del Norte Grande (NEA-NOA).

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
15 de febrero de 2017

Se cumplieron 25 años de la muerte de Roberto Romero, un visionario empresario y político cuya figura ha cobrado proyección histórica por su constante apuesta al desarrollo humano y por su capacidad de concebir la construcción del futuro provincial y regional dejando de lado prejuicios e inhibiciones.

El empresario

Romero fue un emprendedor nato, que agregó a esa fuerza de voluntad una mirada colectiva, con visión de futuro y enorme confianza en las posibilidades de Salta.

Desde esa perspectiva pudo convertir al diario salteño El Tribuno, en un diario moderno, dinámico y genuina expresión de un amplio espectro de la opinión pública provincial; esas cualidades editoriales se apoyaron en una inteligente visión comercial, imprescindible para la consolidación de la empresa periodística.

Otro rasgo de la personalidad de Roberto Romero es la mística del trabajo. Fue un gran trabajador y se rodeó de profesionales que compartían ese espíritu. Así se conformó Horizontes SA y así, también, El Tribuno se transformó rápidamente en un medio de comunicación en el que se manifestaron la política, la cultura, el deporte y las demandas de todos los sectores de la sociedad y de todas las localidades de la provincia.

Desde el comienzo este diario fue un férreo defensor de la democracia republicana y representativa, de los derechos humanos como valor universal, del desarrollo federal y de la construcción de una sociedad equitativa, que garantice el empleo, el alimento, la salud y la vivienda.

El gobernador

En 1983, al asumir la gobernación de Salta luego de siete años de dictadura y 53 años de tradición golpista, Romero construyó un equipo de gobierno que se encolumnó en esos objetivos, para ponerlos en práctica, ya desde la función política. Cualquiera sea el balance que cada salteño haga de esa gobernación, nadie pone en duda que se caracterizó por una dinámica creativa que la provincia no experimentaba desde hacía décadas.

En esos cuatro años, la atención primaria de la salud logró una inserción inédita en todo el territorio provincia, se universalizó la oferta educativa en los niveles medio y superior y la política de viviendas transformó los barrios periféricos.

En ese aspecto, fue emblemática la adquisición del tomógrafo, el primero de administración estatal que se instaló en el país.

Esa gestión puso en el centro de la agenda la incorporación de todas las localidades del interior a los proyectos de desarrollo, a través de mejoras en los accesos, la accesibilidad a las comunicaciones y las obras de infraestructura.

Un objetivo central fue el turismo. Con la certeza de que era imprescindible hacer conocer a la provincia como centro receptor, en primer lugar, y como un lugar adecuado para la inversión productiva, el gobierno de 1983 a 1987 alentó la actividad privada, desarrolló estrategias compartidas con otras provincias del norte y logró instalar a Salta en el mercado. La obra icónica que dejó ese esfuerzo es el teleférico, cuestionado por algunos opositores pero que a casi treinta años de funcionamiento ratifica día a día el acierto de quien lo concibió.

Por su experiencia como empresario, a Romero le resultó natural y sencillo impulsar la inversión agrícola, ganadera y minera, así como asistir a las economías de subsistencia.

No era un enamorado del poder. Testimonio de su fe en la dinámica republicana fue su decisión de no aceptar que se incluyera en la reforma constitucional de 1986 la posibilidad de la reelección.

El estratega

Pero existe otra dimensión, a veces olvidada, que es la del estratega.

Como gobernador mostró la capacidad de extender su mirada más allá de los límites de la provincia y más allá, también, de ese obstáculo tan común en las dirigencias, que consiste en pensar que el pasado determina todo y que el presente es inamovible.

Romero era un hombre de mundo y quería que Salta gozara de los mismos beneficios de las sociedades desarrolladas.

El proyecto del Norte Grande (NEA-NOA), convertido en un corredor bioceánico que uniera los puertos de Chile con los del sur de Brasil, fue iniciativa que llevó su sello y a la cual adhirieron los gobiernos de nueve provincias. Ese mismo proyecto, que supone un paso sustancial en la construcción del país federal, no se plasmó aún en todo su potencial pero sigue vigente. El Plan Belgrano, de concretarse, será tributario de quienes, el 10 de octubre de 1986, acordaron conformar esta región federal.

Roberto Romero forma parte ya de la historia grande de Salta. Reconocido por amigos y adversarios como un líder formidable, probablemente el homenaje más acorde con sus inquietudes y sus expectativas sea el recuerdo espontáneo que su figura dejó en todos y cada uno de los barrios y los pueblos de toda la provincia.

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur