Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Martes 22 de agosto de 2017

Tucumán: Amaicha del Valle puede llegar a convertirse en un polo de desarrollo de energía solar

Sección
Economía
Fecha de publicación
17 de abril de 2017

Según los representantes de la compañía francesa que quiere llevar adelante el plan, la zona es óptima para el desarrollo de la actividad. Usarían 620 hectáreas.

El sol de Amaicha del Valle generará energía suficiente para abastecer a más de 250.000 familias. La empresa Neoen, de capitales franceses, y el Gobierno provincial firmaron ayer una carta de intención, mediante la cual el grupo privado ratificó su voluntad de invertir U$S 250 millones para construir, en el valle de Amaicha, una planta fotovoltaica de 700.000 paneles solares. Estos equipos, que captan la radiación solar y que, mediante transformadores, la convierten en energía eléctrica, tendrán la capacidad para generar 200 megavatios, que representan el 45% de la demanda básica de Tucumán.En la actualidad, Amaicha del Valle cuenta con un generador de electricidad que funciona a gasoil. Este sistema es antiguo, costoso, altamente contaminante y está aislado de la red de conexión nacional. La instalación de la planta solar traerá una serie de ventajas, ya que se trata de una fuente de energía limpia, que no demandará grandes costos de mantenimiento para la empresa y que, además, proveerá de energía a los habitantes de la villa turística.La central fotovoltaica se construirá en un terreno de 620 hectáreas, localizado sobre la ruta 357 que conecta Amaicha con la localidad catamarqueña de Santa María, muy cerca del cauce del río Salinas. Hugo Martínez, representante legal de Neoen, explicó que la ubicación del terreno es óptima para desarrollar el proyecto porque está cerca de la línea de transporte de energía que conecta la minera La Alumbrera con la central termoeléctrica El Bracho. “La planta se vinculará con la línea de transporte y esto permitirá inyectar energía al Sistema Argentino de Interconexión (SADI)”, señaló.Por otro lado, Martínez subrayó que el terreno en el cual se construirá la central de energía solar está ubicado a unos 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Según detalló, este emplazamiento es ideal para el funcionamiento de la central fotovoltaica, ya que a una altitud mayor, el conversor (que transforma en energía la radiación solar que captan los paneles) no funciona de manera óptima. “A una altitud mayor, el conversor tiene ondulaciones, lo cual obligaría a dimensionar aún más la planta”, sostuvo el representante.Mano de obra localPara la fase de construcción de la planta energética, la compañía francesa tiene prevista la contratación de entre 400 y 600 personas del mercado laboral local, con el propósito de generar empleo en la comunidad. Los trabajos de la etapa inicial se extenderán, al menos, durante 18 meses, según estimó Martínez. “La idea es que la planta comience a operar a mediados de 2019”, proyectó el directivo. Una vez que comience a funcionar, vendrá la etapa de mantenimiento. Para esta instancia, Neoen tiene prevista la contratación de unas 50 personas. “La vida útil de un panel solar oscila entre 25 y 30 años. Con lo cual, el mantenimiento, en principio, se extenderá durante estos años”, apuntó Martínez.Por su parte, Eduardo Nieva, delegado comunal de Amaicha y cacique la Comunidad Indígena, manifestó que la posibilidad de contar con una planta de energía solar abrirá alternativas de crecimiento para la villa turística, no sólo por las posibilidades de empleo, sino también porque mejorará la prestación de servicios públicos, principalmente de agua, para los habitantes. “Amaicha tiene grandes reservas de agua subterránea y, para obtenerla se necesitará energía que haga funcionar las bombas de extracción”, indicó Nieva. Además, afirmó que se abrirán posibilidades de crecimiento productivo y económico en el lugar.Finalmente, Santiago Yanotti, vocal del Ente Único de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept) explicó que la carta de intención, que firmaron la compañía Neoen y la Provincia refleja la voluntad de las partes para avanzar con el proyecto energético. “A partir de ahora se trabajará en los trámites administrativos, en particular con las gestiones de reglamentación y de legislación”, recalcó el funcionario.

El sol de Amaicha del Valle generará energía suficiente para abastecer a más de 250.000 familias. La empresa Neoen, de capitales franceses, y el Gobierno provincial firmaron ayer una carta de intención, mediante la cual el grupo privado ratificó su voluntad de invertir U$S 250 millones para construir, en el valle de Amaicha, una planta fotovoltaica de 700.000 paneles solares. Estos equipos, que captan la radiación solar y que, mediante transformadores, la convierten en energía eléctrica, tendrán la capacidad para generar 200 megavatios, que representan el 45% de la demanda básica de Tucumán.

En la actualidad, Amaicha del Valle cuenta con un generador de electricidad que funciona a gasoil. Este sistema es antiguo, costoso, altamente contaminante y está aislado de la red de conexión nacional. La instalación de la planta solar traerá una serie de ventajas, ya que se trata de una fuente de energía limpia, que no demandará grandes costos de mantenimiento para la empresa y que, además, proveerá de energía a los habitantes de la villa turística.

La central fotovoltaica se construirá en un terreno de 620 hectáreas, localizado sobre la ruta 357 que conecta Amaicha con la localidad catamarqueña de Santa María, muy cerca del cauce del río Salinas. Hugo Martínez, representante legal de Neoen, explicó que la ubicación del terreno es óptima para desarrollar el proyecto porque está cerca de la línea de transporte de energía que conecta la minera La Alumbrera con la central termoeléctrica El Bracho. “La planta se vinculará con la línea de transporte y esto permitirá inyectar energía al Sistema Argentino de Interconexión (SADI)”, señaló.

Por otro lado, Martínez subrayó que el terreno en el cual se construirá la central de energía solar está ubicado a unos 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar. Según detalló, este emplazamiento es ideal para el funcionamiento de la central fotovoltaica, ya que a una altitud mayor, el conversor (que transforma en energía la radiación solar que captan los paneles) no funciona de manera óptima. “A una altitud mayor, el conversor tiene ondulaciones, lo cual obligaría a dimensionar aún más la planta”, sostuvo el representante.

Mano de obra local

Para la fase de construcción de la planta energética, la compañía francesa tiene prevista la contratación de entre 400 y 600 personas del mercado laboral local, con el propósito de generar empleo en la comunidad. Los trabajos de la etapa inicial se extenderán, al menos, durante 18 meses, según estimó Martínez.

“La idea es que la planta comience a operar a mediados de 2019”, proyectó el directivo. Una vez que comience a funcionar, vendrá la etapa de mantenimiento. Para esta instancia, Neoen tiene prevista la contratación de unas 50 personas. “La vida útil de un panel solar oscila entre 25 y 30 años. Con lo cual, el mantenimiento, en principio, se extenderá durante estos años”, apuntó Martínez.

Por su parte, Eduardo Nieva, delegado comunal de Amaicha y cacique la Comunidad Indígena, manifestó que la posibilidad de contar con una planta de energía solar abrirá alternativas de crecimiento para la villa turística, no sólo por las posibilidades de empleo, sino también porque mejorará la prestación de servicios públicos, principalmente de agua, para los habitantes. “Amaicha tiene grandes reservas de agua subterránea y, para obtenerla se necesitará energía que haga funcionar las bombas de extracción”, indicó Nieva. Además, afirmó que se abrirán posibilidades de crecimiento productivo y económico en el lugar.

Finalmente, Santiago Yanotti, vocal del Ente Único de Control y Regulación de los Servicios Públicos de Tucumán (Ersept) explicó que la carta de intención, que firmaron la compañía Neoen y la Provincia refleja la voluntad de las partes para avanzar con el proyecto energético. “A partir de ahora se trabajará en los trámites administrativos, en particular con las gestiones de reglamentación y de legislación”, recalcó el funcionario.

IMPACTO EN LA GENERACIÓN

Tucumán ampliará su capacidad energética

Con el aporte de la planta fotovoltaica, que se construirá en Amaicha del Valle, Tucumán sus posibilidades de generación energética. El ministro de Desarrollo Productivo, Juan Luis Fernández, explicó que la provincia demanda, de base, entre 400 y 450 megavatios. “Con los 200 megavatios que incorporará la planta solar de Amaicha, más los 100 megavatios de la Central Independencia y más los 270 megavatios que aporta YPF en El Bracho, la provincia generará cuatro veces su consumo de base y hasta dos veces el consumo pico, que supera los 700 megavatios”, detalló Fernández. /La Gaceta

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur