Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Domingo 19 de noviembre de 2017

NOA: Crece el estándar de los vinos de la región

Sección
Economía
Fecha de publicación
13 de noviembre de 2017

Cada vez más los vinos del Noroeste argentino (NOA) sorprenden con perfiles únicos. De los Valles Calchaquíes, entre Catamarca, Tucumán y Salta, a los que se suma la Quebrada de Humahuaca, todos los años llegan nuevos vinos que no cuadran en el paladar promedio de la región.

A los lugares reconocidos, como Cafayate y Tolombón, en la última década se sumaron algunos lunares en las quebradas cordilleranas que aportaron nuevo sabor al perfil cálido de los tintos del norte. Con nombres como Luracatao, Pucará, Humanao, Huacalera, Hualfín o Cachi Adentro, las fincas de alturas crecientes en el NOA están reinventando el gusto de los Valles Calchaquíes, al mismo tiempo que expanden la frontera de los vinos hacia zonas frías. La Quebrada de Humahuaca, sin ir más lejos, es el mejor ejemplo de cómo el norte gana en ramificaciones de terroir.

Y así como se expande la frontera hacia la altura, de la mano de productores pioneros que buscan terruños extremos, el modelo de vinos que llega al mercado experimenta un cambio sustancial. Algo de todo eso se pudo ver la semana pasada durante la cata organizada por el Consejo de Profesionales Vitivinícolas del NOA, conocido como Coprovi, en Cafayate, Salta.

Una cata inédita

Con la voz cantante de los enólogos radicados en Cafayate, como Claudio Maza, Paco Puga, Alejandro Pepa, Agustín Lanus y Marcos Etchart, entre otros, el tasting de Coprovi elevó la vara del conocimiento sobre la región. De hecho, el viernes 3 de noviembre y en el Museo del Vino de Cafayate, propusieron un seminario sobre vinos blancos del NOA.

Si a priori la vedette debería haber sido el torrontés, el guiño principal estuvo puesto en el sauvignon blanc y los blends de blancas. Del primero los valles cuentan con 48 hectáreas plantadas. Pero por tener zonas muy frías debido a la altura –en términos técnicos, hay zonas Winkler I, equivalentes a la Sancerrepero muy soleadas– el blanc ofrece un perfil vegetal, de ruda, espárrago y arveja que mereció buena parte del seminario. La comparativa entre RD 2016, Altupalka Extremo 2016 y Tukman Altura 2672 2016, fue muy elocuente por la elevada tensión de los blancos. Sumamos Colomé Edición Limitada 2017, un blanco delicado, que explora la misma línea.

También los corte de base torrontés, donde tres vinos demostraron la capacidad de la variedad para complementarse en la medida en que se aplaque su divismo aromático. BadBrothersToVío 2017 -Torrontés y Viongnier-, junto con Tordos Blend de Blancas 2017 y El Esteco Blend de Blancas 2017, que combinan entre 4 y 5 variedades, sirvieron de ejemplo claro. ¿El truco? Mientras que el torrontés aporta volumen en términos de litros, las otras blancas suman detalle y perfumes nuevos. Muy atractivos.

En materia de torrontés a secas, sin embargo, las catas del Coprovi recorrieron al menos seis estilos diferentes: desde blancos cítricos y de acidez nerviosa a otros florales, untuosos y de frescura moderada. En eso, llamaron la atención los extremos planteados entre El Tapao del Cese 2017 y San Pedro de Yacochuya 2016, cada uno en un extremo respectivamente.

Los nuevos tintos

En los días de Coprovi, asimismo, las bodegas abrieron sus puertas. El nuevo perfil de los tintos del valle se pudo evidenciar en las cosechas 2016 y 2017, especialmente en Malbec, Cabernet Sauvignon y Tannat. En ese sentido, probamos vinos de viñedos remotos, desde Molinos a los cerros o de Cachi Adentro, en los que la frescura y el trazo frutal emparentaba a los tintos con las alturas del Valle de Uco en Mendoza. Lo más sorprendente, sin embargo, fueron los Cabernet Sauvignon. Lejos de los tintos rústicos del pasado, los dos ejemplares presentados en la cata del 4 de noviembre elevaron la vara notablemente. Con frutas negras, un trazo delicado de morrón y bocas jugosas y de taninos finos, lamentamos que no se dieran a conocer las marcas. Pero la promesa está intacta. En nuestro recorrido, sin embargo, pescamos ejemplares notables como BadBrother Facón Cabernet Sauvignon 2016. En otras variedades, sin embargo, merecen atención Colomé Lote Especial Pinot Noir 2016 y Estancia Los Cardones Garnacha 2016, en un plan tintos ligeros del NOA, y Domingo Hermanos Tannat 2015 para los corpulentos y sápidos vinos de la región.

Nuevos viñedos tierra adentro

Yacochuya, Colomé y Payogasta marcaban algunos de los puntos más altos de la región hace una década. Ahora hay un puñado de viñedos ubicados valle adentro que ofrecen el perfil de las zonas frías para el NOA. Algunos nombres a recordar son: Luracatao, Pucará y Hualfín (de Molinos hacia los cerros) y Cachi Adentro, también metidos en la montaña apenas más al norte./www.lmneuquen.com

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur