Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Sábado 21 de abril de 2018

Verano 2018: Viajaron 29,7 millones de turistas y gastaron $117.854 millones

Sección
Economía
Fecha de publicación
5 de marzo de 2018

La temporada 2018 terminó en positivo. En los dos meses y medio que duraron las vacaciones que se iniciaron el 15 diciembre y finalizaron el 28 de febrero, unos 29,7 millones de turistas viajaron por la Argentina, desembolsando un gasto directo de $117.854 millones, según un informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa.

Con un dispendio promedio diario de $880 por persona, la cantidad de viajeros creció 6,2% frente a la temporada anterior.

Los turistas viajaron con estadías promedio de 4,5 días. Muchos hicieron trayectos cortos de varias frecuencias o a diferentes destinos a lo largo del verano. Lo que más se buscó fueron las zonas de playas (mar, río, arroyos), seguido por las zonas de termas y montañas. También hubo mucho turismo que fue detrás de las propuestas culturales, recreativas y deportivas, que cada vez tienen más impacto en las decisiones de viajes.

La temporada se dividió en: 5,9 millones de personas que viajaron en la segunda quincena de diciembre, especialmente la última semana; 12 millones que se desplazaron en enero, con más gente en la segunda quincena; y 11,7 millones que viajó en febrero. Este año las primeras dos semanas de febrero fueron muy buenas porque coincidió con el feriado de carnaval. En cambio la segunda parte del periodo fue más floja, y especialmente cuando se compara con el año pasado (en 2017 el feriado de carnaval había caído sobre fin de mes).

Las ventas minoristas, incluyendo restaurantes y bares, crecieron 4,8%, según el promedio de empresas pymes consultadas en 40 ciudades del país. Las familias compraron poco vinculado a rubros que no hacen a sus vacaciones y eso se notó en las calles repletas de gente, pero que se trasladaban con pocas bolsas encima. Los negocios gastronómicos se mantuvieron con buen movimiento, mientras que comercios de rubros más tradicionales como indumentaria o calzados, vendieron poco.

La temporada podría haber sido mejor si no fuera porque 6,5 millones de turistas se fueron a veranear a las playas uruguayas, chilenas o brasileñas. Solo a Uruguay se estima que habrían llegado 2,5 millones de argentinos. En el caso de Chile, prevaleció el turismo shopping. También Estados Unidos se llevó su cuota de argentinos en este verano, con muchas familias que lo visitaron por primera vez.

Los precios del país en alojamiento y comida no estuvieron mal en comparación con destinos vecinos, registrándose un aumento promedio de entre 20% y 22% frente al año pasado.

Pero Argentina perdió al visitante que quiso aprovechar para comprar (turista shoppignero) y al que buscó mejor combinación de precio-calidad en hoteles y prestaciones, donde los tres países vecinos ofrecieron mejores condiciones.

La Costa Argentina, Entre Ríos, Córdoba, Mendoza, Cataratas del Iguazú, y Bariloche, estuvieron entre los destinos más buscados por los argentinos para estas vacaciones. Sólo a Mar del Plata habrían entrado más de 3 millones de turistas en el verano.

Algunos destinos destacados de la temporada

Las vacaciones de verano ofrecieron presupuestos para todos los bolsillos. Si bien el gasto promedio por persona rondó los $880 diarios, se podían lograr estadías por menos de la mitad de ese valor en ciudades del Litoral, en el norte argentino, e incluso en la misma Mar del Plata o Las Grutas en el sur bonaerense.

El tiempo en estas vacaciones fue muy favorable y eso contribuyó a lograr una buena temporada. Las temperaturas se ubicaron por encima del promedio y prevaleció el cielo claro, sin lluvias, lo que permitió disfrutar de playas, sol y todo tipo de eventos y actividades al aire libre.

En balnearios como Las Grutas, donde la ocupación fue casi plena, una familia de 2 adultos y 2 menores que se traslade desde un radio no mayor a los 300km podía lograr una buena estadía por $700 diarios por persona. La localidad tuvo un buen verano, con clima agradable, y un flujo de turistas muy intenso.

Mar del Plata recibió más de 3 millones de visitantes esta temporada. Con presupuestos para todos los gustos y niveles de ingresos La Feliz combinó playa con una amplia agenda cultural y recreativa. Además de la movida de restaurantes y bares siempre atractiva. Este año la ciudad volvió a ponerse de moda entre los jóvenes, y la temporada terminó con buenos resultados. Se hizo mucha promoción a partir de campañas publicitarias, una de ellas con la propia gobernadora María Eugenia Vidal, invitando a los bonaerenses a vacacionar en ese centro con un paquete de medidas promocionales, que les permitiría gastar 40% menos que en otros destinos. Los negocios también se acomodaron a las nuevas costumbres de los turistas, que salen de compras y de paseo muy tarde y ampliaron su horario comercial, aunque igualmente la venta fue floja.

En el resto de la Costa Argentina, hubo mucha movida de gente en balnearios como Pinamar, Cariló, Mar de las Pampas, Villa Gesell, San Bernardo, San Clemente del Tuyú, Valeria del Mar, Ostende y Santa Teresita. Las familias eligieron el destino de acuerdo al presupuesto. Mientras Pinamar y Cariló estaban entre las más caras, San Clemente y Santa Teresita ofrecían opciones más económicas. Pinamar este verano pisó fuerte como destino ecoturístico, que se sumó a sus playas, bosques, sol, mar y la buena gastronomía. Eventos como el Beach Polo, el Cariló Designers Edition, el Pinamar Moda Look, una serie de conciertos convocantes, los festejos de los carnavales o la Maratón 10 km, sumaron público en esa zona. A pesar de todo, las ventas de los comercios minoristas estuvieron muy tranquilas.

En el interior de la provincia de Buenos Aires, ciudades como Tandil, Sierra de la Ventana, Villa Ventana y Tornquist y Chascomus, estuvieron entre las más buscadas, especialmente en febrero. En Chascomús se estima que unas 150 mil personas ingresaron desde mediados de diciembre. En Tandil, lo más atractivo fueron sus paisajes, que se sumaron a la cantidad de actividades que preparó la localidad. El gasto promedio diario por turista en el interior bonaerense (sin incluir la Costa argentina) rondó los $850.

En la provincia de Córdoba, el verano se vivió a pleno, con niveles de ocupación que promediaron el 87% pero que por momentos fueron totales. Más de 4 millones de visitantes llegaron a ese distrito, contando desde mediados de diciembre y hasta fines de febrero. Ciudades como Santa Rosa de Calamuchita, Mina Clavero, Miramar, La Falda, Río Tercero, La Cumbre, Villa General Belgrano y Carlos Paz fueron algunas de las más concurridas. El gasto promedio diario por persona se acercó a los $1.200. Hubo eventos de mucha atracción como fueron el Grupo Miranda, Cacho Buenaventura, Los Auténticos Decadentes, Los Caligaris, el XIX Festival del Pastelitero, La Cumbre Rock, el paso del Dakar, además de las tradicionales actividades al aire libre para turistas, los bares temáticos, gastronomía especializada, el trekking, o los deportes de aventura. Córdoba ayudó a definir una buena temporada con una caravana promocional que recorrió varias provincias, aumentando la presencia en la web, poniendo más énfasis en una buena grilla de festivales y espectáculos gratuitos, y ofreciendo la financiación a través de bancos como Bancor o Macro, entre otros puntos.

En Colón, Entre Ríos, la temporada fue muy intensa, con miles de visitantes buscando playas, arena, río, termas y eventos recreativos. Según registros de los últimos años, fue una de las mejores temporadas. Por ejemplo, el fin de semana de carnaval batió todas las estadísticas, fue el más convocante de todos, dando continuidad a un exitoso mes de enero, y posicionando a la localidad como uno de los destinos elegidos por los argentinos. Los carnavales y la Fiesta Nacional de la Artesanía fueron algunos de los eventos más convocantes. Los locales gastronómicos trabajaron muy bien, y lo mismo los comercios de regionales y ropas.

También lugares como Gualeguaychú tuvieron mucho éxito de la mano de sus populares carnavales, sus hermosas playas y termas, que colmaron la ciudad durante todo el verano. Para los turistas que llegaron sin reservas se hizo muy difícil conseguir alojamiento. Otra de los centros entrerrianos más concurridos fue Federación, con sus termas, playas y la prolijidad que la caracteriza. Los corsos, espectáculos artísticos y actividades al aire libre atrajeron al turismo familiar.

En Corrientes las playas sobre la costa del Paraná y el Parque Nacional y reservas naturales en el interior provincial, se convirtieron en los atractivos turísticos más visitados de la región. El distrito tuvo una alta ocupación hotelera este verano, que quedó colmada en el fin de semana de carnaval. Centros como Paso de la Patria, que tiene 7.500 plazas, promedió el 90% de ocupación hotelera, Ituzaingó al 80% y Mburucuyá el 90%. Otros balnearios muy visitados fueron los de Itatí, Empedrado, Bella Vista, Santa Lucía, Esquina, y la enigmática Goya. Sobre la costa del Río Uruguay, conocido como el “Río de los Pájaros”, se destacaron los balnearios de Yapeyú, con muchos visitantes que aprovecharon a practicar la pesca, los de Monte Caseros, con más de 6 kilómetros, desde Puerto Ceibo a La Cachuera, además de La Cruz, Alvear y Santo Tomé

Como ya es habitual, Puerto Iguazú, fue el principal destino turístico de Misiones y tuvo un promedio de ocupación del 90% en sus 19.000 plazas hoteleras. La temporada fue muy buena especialmente desde el inicio de los carnavales en febrero. Entre enero y febrero las Cataratas recibieron casi 400 mil personas, superando en 10% la marca del año pasado. Visitantes de todo el país colmaron la ciudad de la séptima maravilla del mundo. También las localidades del norte provincial tuvieron buenos registros. Eldorado, por ejemplo, tuvo un hospedaje promedio de 80% en el verano.

En la provincia de Mendoza, el alojamiento del verano promedió el 82%. Lo más buscado fue la ciudad capital, la zona Sur y el Valle de Uco. Para atraer visitantes, los prestadores de agencias de viajes acordaron mantener los precios congelados a valores del primer semestre. La oferta incluyó tours por la ciudad y alrededores, visitas a bodegas y establecimientos olivícolas, a Villavicencio, alta montaña, Valle de Uco y Cañón del Atuel, que son los principales encantos turísticos de Mendoza y cuentan con excursiones que pueden realizarse en cualquier época del año. En general, el viajante se encontró con precios atractivos. Ayudó el tiempo y las promociones que realizó la provincia para tentar al viajero. Sitios como San Rafael, Tupungato, Tunuyán y también la capital fueron muy concurridas todo el verano, con citas recreativas, deportivas, y naturales. Algunas de las atracciones que más buscaron los que llegaron a San Rafael, por ejemplo, fue el cañón del Atuel, el laberinto de Borges (inaugurado hace poco), el Dique Valle Grande y la Bodega la Abeja.

Las personas que viajaron por Cuyo, también colmaron Merlo y Potrero de Funes, en la provincia de San Luis, dos de los principales destinos turísticos del país. La temporada fue buena, con más ingresos de visitantes que el año pasado. Con precios seductores, fiestas, citas deportivas, culturales y un buen recibimiento del gobierno de la provincia, las dos localidades vieron agotar su capacidad hotelera y parahotelera en enero y febrero. Se destacaron convocatorias como el 5º Encuentro Cultural de la India, que atrajo a turistas de todo el país, o la 45° edición del Festival Nacional Valle del Sol, que llenó la Sierra de los Comechingones. Las familias que eligieron San Luis para pasar sus vacaciones fueron recibidas en los nueve puestos de ingreso a ese distrito. En cuatro de ellos se entregó folletería, merchandising e indumentaria de turismo

En Río Negro, con una oferta de actividades abundante Bariloche fue una de los centros más convocantes de la provincia. Se estima que más de 300 mil personas recorrieron la ciudad en el verano, algo superior a los registros del año pasado. Los balnearios localizados en el centro y los alrededores, fueron una de las opciones más buscadas por los visitantes que incluso entraron en aguas que no superan los 15º de temperatura. Quienes llegaron al lugar ciudad, además de los atractivos naturales, pudieron disfrutar este año de “Distrito cervecero”, con 14 locales en tres cuadras, y un “Beer tour” que recorre tres. También se destacaron las aventuras por el río Limay sobre una tabla de “stand up” para siete personas, trekking, caminatas y bicicleta en el Cerro Catedral.

En la provincia de Jujuy, la temporada fue algo dispar. Mientras en enero la ocupación se mantuvo en niveles medios, en febrero alcanzó picos altos, especialmente con el feriado de carnaval, cuando más de 45 mil personas arribaron a la provincia y dejaron un gasto estimado en $120 millones ese fin de semana. En general, los visitantes gastaron poco, tanto en comercio como en servicios, lo que dejó una temporada regular en materia de ventas. El gasto promedio diario del visitante se ubicó cerca de los 1200 pesos, con transporte incluido. Entre algunos eventos que atrajeron público estuvieron el Enero Tilcareño, los Carnavales del Norte Argentino y el Carnavalódromo de Los Tekis en San Salvador de Jujuy.

En Tucumán el verano fue bueno, con su pico de turistas durante los tradicionales feriados de carnaval. La Fiesta Nacional de la Pachamama logró colmar al 100% los principales destinos tucumanos. Pero en general la temporada estuvo bien. Ciudades como San Javier, Tafí del Valle, Amaicha del Valle, San Pedro de Colalao y San Miguel de Tucumán, fueron las más concurridas. Hubo buenas promociones y campañas no solo para atraer visitantes de otras localidades sino para retener al turista local. La Municipalidad de San Miguel de Tucumán, por ejemplo, promocionó el programa “Verano en tu ciudad 2018”, que recorrió los martes y jueves distintas plazas de la Capital con propuestas culturales, educativas y deportivas para todas las edades. En materia de ventas, fue un verano muy tranquilo. Los comercios minoristas vendieron menos que el año pasado, aunque en rubros más ligados a los servicios, se movió mejor.

En la ciudad de Puerto Madryn, Chubut, con sus aguas cálidas, cristalinas y sin olas, la temporada de verano se movió con una ocupación hotelera de 65% en enero, y 62% en febrero. Hubo un aumento de 15% en la cantidad de turistas frente a la temporada del 2017, según datos locales. Se estima que entre enero y febrero arribaron un total de 56.423 personas. Sin embargo, según los negocios minoristas, las ventas fueron más bajas que el año pasado.

En general La Patagonia argentina tuvo un buen verano. Algunos destinos destacados fueron: Villa La Angostura (Neuquén) con un buen movimiento en el sector hotelero y gastronómico, aunque con algo menos de visitas que el año pasado; El Calafate (Santa Cruz) que logró su punto máximo durante la Fiesta del Lago en febrero, que contó con artistas internacionales como La Oreja de Van Gogh, Luis Fonsi, CNCO y Marco Antonio Solís; El Chaltén (Santa Cruz), con un promedio de 88% de hospedaje en sus 3.140 plazas hoteleras y un pico de turismo durante el feriado de carnaval en febrero; o Ushuaia (Tierra del Fuego) con miles de personas que llegaron en los gigantes cruceros que arribaron a la ciudad. Algunos de los cruceros más destacados fueron el Queen Victoria que llevó 2100 pasajeros y 900 tripulantes, y no operaba en el Puerto Ushuaia desde el 2012 y el Silver Muse con capacidad de 596 pasajeros, que arribó por primera vez a fines de febrero. Otras dos núcleos de la región sur muy concurridas fueron Comodoro Rivadavia, que este verano se llevó el rótulo de ser una de las ciudades más calurosa del país; y Trelew, ambas en la provincia de Chubut.

En La Pampa, según la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de la provincia, en enero y febrero la ocupación fue entre 80% y 100%. Fue en general un verano tranquilo pero bueno, con niveles de consumo moderados, pocas compras de bienes que no sean los necesarios para unas agradables vacaciones.

En Santa Fe, se recibieron más visitas que en la temporada anterior. Los que llegaron a la provincia eligieron mayormente las localidades a la vera del río Paraná, en lo que se conoce como el Corredor de la Costa, un circuito que se extiende por 700 kilómetros, desde Reconquista hasta Rosario, siempre a orillas del Paraná y algunos de sus afluentes, así como islas, lagunas y arroyos. Se realizaron actividades al aire libre, paseos guiados, avistajes de aves, salidas de pesca y safaris fotográficos, además de poder disfrutar de los diversos balnearios y campings. También un destino importante, este verano, fueron ciudades como la Capital y Rosario, que concentran una variedad de atractivos culturales, históricos y arquitectónicos.

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur