Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Jueves 19 de julio de 2018

Salta: Empresa local involucrada en la "Mafia de la Aduana"

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
14 de marzo de 2018

La causa de la Mafia de la Aduana, en su capítulo textil, acaba de arrojar un punto de conexión con la red de prestanombres descubierta a partir de las denuncias falsas de un albañil contra la diputada Elisa Carrió. Se trata de la escribana Paola Gouget, que dio el visto bueno para crear sociedades fantasmas utilizadas para contrabandear telas desde China. En ese expediente, el juez Marcelo Aguinsky allanó su oficina y secuestró documentación valiosa. Su nombre ya había aparecido detrás de la red de prestanombres involucrados en las denuncias contra Carrió, en 2016.

En la Mafia de la aduana, la escribana Gouget autorizó la creación de CIRDIO SA, constituida el 19 de marzo de 2015, por Alejandro César Diolosa y Cirilo Ramón Ocampo. Según un informe de la Aduana, esa empresa no tiene bienes muebles e inmuebles registrados y en poco tiempo generó importaciones por más de 1 millón de dólares. Por ese motivo está siendo investigada como una de las empresas “pantalla” utilizadas para ocultar la identidad de los verdaderos importadores.

Uno de sus accionistas, Cirilo Ramón Ocampo, también aparece como socio de Jualber Textil SA. Lo más llamativo es que también sería empleado de ambas firmas y cobraba un sueldo de $ 5000 mensuales, según consta en el causa que lleva adelante Aguinsky en el fuero Penal Económico. Pero hay más: las dos sociedades se crearon el mismo dia, 19 de marzo, en la Capital Federal. Claramente, Ocampo había sido utilizado como una suerte de testaferro. Por eso integra la lista de sobreseimientos en la última resolución firmada por Aguinsky el viernes pasado en la mafia de la Aduana.

La modalidad utilizada por la escribana Gouget se repite en otros casos y fue denunciada por uno de los afectados. En la causa de Penal Económico figura una presentación de Darío Francisco Moresco quien dijo que había sido anotado como socio de la empresa “TALEB SA” y que le habían falsificado su firma. Pero también dio detalles sobre el método de captación de los testaferros: “En el mes de Junio de 2015 una Sra. de nombre Adriana y su tío (de Adriana) a quien lo llaman Chitin ambos de la localidad de Metán lo citaron por intermedio de un familiar para ir a descargar cereales al puerto de Buenos Aires (…) Que se reunieron en la localidad de Metan con la Sra. Adriana y Chitín y aproximadamente 30 personas más y fueron trasladados en micro de la empresa Flecha Bus a la Ciudad de Buenos Aires (…) Ya en la ciudad de Buenos Aires los hospedaron en un hostel sobre la calle Florida, no recuerda la numeración ni nombre, a una cuadra de Corrientes recibiendo un pago de $ 1.000. Desde ese lugar los trasladaron a todos a un Estudio no recuerda si era contable o jurídico ubicado cerca de las inmediaciones de Uruguay y Lavalle, en donde una persona de sexo masculino se presentó con unos papeles que le hizo firmar sin dejarlos leer que le dijo que era un contrato por un año y que percibirían $ 3000 a cambio de la firma para la empresa TALEB (…) Al día siguiente volvieron a la provincia de Salta (…) Que mensualmente recibía Giros que iba a retirarlos de la terminal de Salta…“

Durante la investigación de la asociación ilícita dedicada al contrabando de telas, que terminó con 51 procesamientos, el juez Aguinsky allanó el estudio de la escribana Gouget, entre otros. La documentación se sigue analizando. También se dio aviso al Registro de las Personas y a la AFIP para determinar si hay documentos truchos de los supuestos testaferros.

Llamativamente, la escribana Gouget también aparece involucrada en el escándalo de la denuncia falsa contra Carrió a manos de un albañil, Saúl Enrique Paz, quien termino admitiendo ante la Justicia haber cobrado $1.500 para acusar a la líder de la Coalición Cívica.

En mayo de 2017 que detrás de ese humilde albañil, oriundo de Santiago del Estero, había una red de “prestanombres” que permitieron abrir un total de menos 18 empresas. Como “testaferros” surgían otros dos vecinos de Derqui, Oscar Florencio Segundo y Nicolás Diego Ramón García. Los escribanos que avalaron la creación de esas sociedades fueron Julio César Jiménez, apuntado por Carrió por sus supuestos vínculos con un sector de la ex SIDE, y Andrea Gouget. La Justicia tiene la última palabra.

Fuente: Infobae.com

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur