Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Sábado 25 de enero de 2020

"Chaco tendrá en 2020 un hueco financiero de "18.000 millones en 2010"

Sección
Políticas Públicas
Fecha de publicación
6 de diciembre de 2019

El senador nacional y excandidato a gobernador de Chaco en las elecciones de octubre, Eduardo Aguilar, realizó una análisis de cara a lo que se viene en la provincia en 2020 en cuanto a ingresos, gastos y salarios.

En su pormenorizado informe, el también exministro de Economía de la Provincia advirtió que “el Chaco está en una situación crítica, con problemas profundos y estructurales” y para explicarlo desplegó una serie de ítems que se tienen en cuenta en el Presupuesto 2020, que trata la Legislatura, y de qué manera afectarán la economía provincial el año próximo alertando que “en 2020 al Chaco le faltarán casi $18.000 millones”.

Aguilar comparó la administración con la de una casa de familia y alertó sobre la “falta de dinero” contemplando en el presupuesto para afrontar los gastos y responsabilidades de cara al 2020: “En parte esto se debe a que no se mira el Presupuesto, el análisis de cuánta plata habrá y cómo la vamos a gastar. Paros en las distintas áreas, meses sin clases, hospitales sin insumos, piquetes de todo tipo, reclamos salariales: ¿algo va a cambiar en 2020? La respuesta está en el Presupuesto”, advierte en su informe.

Para responder a su interrogante, el legislador se refirió a los ingresos clave del Chaco: la Coparticipación y la recaudación local. En cuanto a la primera, teniendo en cuenta lo que se proyectó para este año “(aproximadamente $76.000 millones) usando para ello la suma de inflación y crecimiento del consumo”, explica que “si la inflación 2020 es del 35% y el consumo crece 0%, como se especula, la coparticipación 2020 será $76.000 x 1,35 ? $103.000 millones, como figura en el Presupuesto”.

No obstante, advierte que “15% de ese monto se transfiere a Municipios y hay que descontar los vencimientos de la deuda ($10.800 millones en 2020) que se retienen al enviar los fondos. Por lo que, indica que con “el escenario inflación 35% más crecimiento 0%, en 2020 al Chaco le quedarán unos $78.000 millones libres, o un promedio de $6.500 millones por mes”.

En cuanto a la segunda fuente de ingresos, la Recaudación Local (Ingresos Brutos, Sellos, etc.), Aguilar estimó que “este año cerrará en unos $ 11.000 millones, que proyectado por inflación más crecimiento del consumo da: $11.000 x 1,35 ? $14.600 millones, tal como figura en el Presupuesto. También de aquí hay que restar 15% para Municipios. Por lo tanto, quedarán aprox. $13.000 millones disponibles para la Provincia”.

Ahora bien, el legislador indicó que dichos ingresos se irán en los gastos más importantes del Estado: Salarios Públicos (69.250 agentes y 250.000 horas cátedras de profesores), Gastos de Funcionamiento y Transferencias y Subsidios. Asegura que “hoy se paga de salarios unos $5.000 millones por mes. Por 13 meses del año, da aproximadamente los $ 65.000 millones que figuran en el Presupuesto. Y a esto suma la pauta salarial del año que viene, suponiendo que al menos los salarios no pierdan contra la inflación, estima que “aumenten un 35%: 15% en marzo, 10% en junio, 10% en septiembre” y advierte que “con esa política, el gasto total en salarios 2020 sería de $83.500 millones. La gente no va a ganar más, pero sacaría un empate”.

En cuanto a los Gastos de Funcionamiento: remedios, combustible, hojas, alquileres, publicidad, viáticos, etc., en los distintos poderes y dependencias, Aguilar afirma que “hay sectores donde falta todo (ejemplo sostenimiento de escuelas) y otros donde el gasto es muy ineficiente. Más allá de esto, la erogación prevista en 2020 es $ 8.000 millones”.

Y las Transferencias y Subsidios que reciben distintos sectores, para lo que ejemplificó: “transferencias por ayudas sociales o productivas, a la educación de gestión privada o social, al Insssep, a las empresas estatales deficitarias, etc: en el Presupuesto 2020 suman $17.200 millones, con los siguientes rubros destacados: Subvención a la Educación de Gestión Privada y Social 2.500 millones; Ayudas sociales diversas 3.600 millones Subsidios de tasas de interés a préstamos del NBCH 1.200 millones; Subsidios al boleto de transporte y otros 2.000 millones; Transferencia al Insssep por déficit de la caja jubilatoria de estatales 2.800 millones; Transferencia de fondos a Sameep 1.400 millones”.

Frente a este análisis, Aguilar sostiene que hay “dos semáforos en rojo intenso": Coparticipación (Neta) proyectada versus Salarios proyectados. Y advierte que “el principal ingreso contra el principal gasto: ¿cómo da la comparación? Tal como vimos, la Coparticipación proyectada neta es de $78.000 millones, en tanto que los salarios proyectados alcanzan a $83.500 millones. Es decir, sin hablar de recuperación salarial y solo para lograr que los sueldos estatales no pierdan contra la inflación de 2020 (digamos 35%) faltan $5.500 millones”.

La segunda cuestión a resolver para Aguilar es la “Recaudación Local (Neta) versus Gastos de Funcionamiento + Transferencias y Subsidios”: “Vimos que la Recaudación Local proyectada neta es de $13.000 millones. En tanto la suma de Gastos de Funcionamiento (8.000 millones) más Transferencias (17.200 millones) da $25.200 millones. Es decir, aquí faltan $12.200 millones.

No termina acá, al panorama planteado el senador agrega otros ítems a analizar: “los nuevos pases a planta (es factible que los salarios de diciembre terminen arriba de los $5.000 millones); el efecto de las devaluaciones aumentando los pagos de la deuda en dólares; y el efecto de la deuda flotante, es decir, todo lo que queda impago de 2019 y resta recursos a 2020”.

Sin contar con esos puntos, Aguilar asegura que contando con los dos primeros escollos “en 2020 al Chaco le faltan casi $18.000 millones. Son casi tres meses de Coparticipación. Es un faltante enorme”.

“¿Qué se hacer?”

Ante la problemática planteada, el senador que dejará su banca por mandato cumplido el 10 de diciembre sostiene que en primer lugar “hay que descartar que esa plata vaya a venir como ayuda nacional”. E indica que “los auxilios nacionales en casos extremos pueden llegar al 10% de eso monto”. Y, en segundo lugar, advierte que “esa plata no se puede tomar como deuda. No solo es mucho, sino que cualquiera haría una pregunta incomoda: ¿qué pensás cambiar para devolver lo que me pedís?”.

Plantea además que “no hacer nada, y seguir en la lenta agonía actual de la Provincia”, es hacer que “crezcan lo que se pueda”, menos aumento para los salarios y menos gastos de funcionamiento y transferencias, menos aportes patronales, sin embargo, advierte que estas “son bolas de nieve de problemas que se acumulan, y que hacen que muchos sufran la realidad del Chaco cada día”.

Reformas Profundas

Para Aguilar la tercera opción para afrontar los problemas que enfrenta la provincia y las que sostienen como la más acertada es “advertir que los problemas que enfrentamos son estructurales y empezar un programa de reformas profundas para empezar a superar esta situación”.

“Habrá que renegociar la deuda pública para estirar vencimientos y evitar nuevo endeudamiento. Habrá que revisar los pagos del Insssep para cortar privilegios y avivadas en las jubilaciones y pedir que Nación cumpla la Ley y asuma parte del déficit previsional. Habrá que revisar las becas sociales politizadas y vincular toda ayuda a la formación en oficios. Habrá que revisar la multiplicación de establecimientos de educación privada y social, cuando no se puede cumplir siquiera con los existentes. Habrá que revisar los subsidios a empresas públicas, por ejemplo $1.400 millones a Sameep en 2020 que se suman a los $1.200 de 2019, cuando no se deja que la Legislatura controle qué se hace con esa plata. Habrá que revisar los gastos de funcionamiento, para priorizar a escuelas y hospitales y racionalizar todo lo demás a la situación vigente. Habrá que reducir el gasto político (incluyendo los $2.000 millones de la nueva Legislatura) y las erogaciones en publicidad. Y por supuesto habrá que cortar con la raíz profunda de los problemas: el empleo partidista y el acomodo por falta de controles en el Estado. Congelar vacantes y rastrillar el gasto salarial en Educación, en Salud y en Seguridad (80% de la erogación) para evitar duplicaciones de cargos y pagos. Si se premia el esfuerzo de las empleados públicos comprometidos y se controla, se puede hacer muchísimo más con menos gasto. Y hay varios, varios, etcéteras más. El Problema no es Equilibrar el Presupuesto Por supuesto, el problema de fondo no es “equilibrar el Presupuesto”.

Aguilar sostiene que “hay que afrontar las dificultades reales del Chaco: la primera infancia sumergida en la pobreza, la tragedia del fracaso escolar en la secundaria, el deterioro creciente de la Salud, la carencia de calificaciones laborales y la falta de dinámica para producir y crear empleos. Eso se soluciona con políticas estatales. Tengamos claro que ese es el verdadero partido del Chaco, y todo lo previo es solo para poner el equipo en condiciones de salir a la cancha”.

“El Chaco está en una situación crítica, con problemas profundos y estructurales. Esto no va cambiar por obra del azar ni por la inspiración de líderes providenciales. No hay magia. Nadie sabe hacerla. Los debates de la dirigencia política están tan alejados de esta realidad que quisiera que estos números sirvan para abrir un intercambio frontal en toda la sociedad. Todo lo que se diga fuera de este marco es verso. No vale mirar para otro lado ¿Qué van, que vamos, a hacer con el Chaco?”, concluye el análisis del senador nacional por Chaco.

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur