Región Norte Grande

Portal de Noticias para la Region Norte de Argentina.

Sábado 16 de octubre de 2021

Ministro de Cambio Climático misionero se opone a las formas en que se plantean los acuerdos porcinos

Sección
Medio Ambiente
Fecha de publicación
25 de agosto de 2021

El ministro de Cambio Climático de Misiones, se mostró en contra de la forma en que se busca avanzar con las mega-factorias de cerdo. Destacó las audiencias públicas de Mar del Plata sobre las explotaciones offshore en el mar argentino y abogó porque Ambiente tenga peso en las decisiones de la “alta” política nacional.

Patricio Lombardi es Ministro de Cambio Climático de Misiones. Primero, con ese rango, en toda América Latina y el Caribe. Estudió Relaciones Internacionales en la Universidad de Belgrano. Se desempeñó como asesor, en la década de los 90, de los Poderes Ejecutivo y Legislativo. Hacia 1995, ganó una beca de la Agencia de Información de los Estados Unidos (USIA) y se mudó a ese país, donde llegó a ser viceministro encargado de Relaciones con América latina y el Caribe del Estado de Florida. En 2009, fundó junto al ex Soda Stereo, Charly Alberti, la Fundación R21. Es, además, profesor de hockey en el Cataratas Hockey Club donde tiene más de 200 alumnas.

Lombardi es vegetariano hace 30 años y no se considera “político”. En ese rol, que combina la función pública con la vocación de las ONG, se anima a cuestionar al ala productiva del país y a defender al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación en sus encrucijadas por incluir la perspectiva ambiental en el modelo de país que busca ser Argentina. En contra de un posible acuerdo porcino con China y a favor del freno a las explotaciones offshore en el mar argentino, determina: “Se acabó el hacemos lo que queremos”.

Misiones fue reconocida por la ONU como la provincia líder en el desarrollo de políticas para el cambio climático. ¿Qué significa y por qué cree que sucedió?

Misiones fue reconocida por su liderazgo intrínseco en materia ambiental por fuera de toda cosa política. Hay un montón de señales que nos van marcando ese liderazgo: una de ellas es cuando abrís Google Earth y se ve la intensidad del verde en la Provincia de Misiones y no ocurre lo mismo al lado. Es como dice el gobernador, Oscar Ahuad:“Hay un gen, un ADN ancestral en el misionero que tiene que ver con el cuidado y la conservación sino no sería la segunda provincia más pequeña en territorio en Argentina, no tendría la mitad de su territorio con árboles y, además, el 52% de la biodiversidad del país entero.

Esto llevó a que la política ponga sobre la mesa un Ministerio de Ecología hace 35 años (cuando no había en la Argentina un Ministerio de Ecología) que, hoy por hoy, fue superado de forma disruptiva y novedosa, en América Latina, por el Ministerio de Cambio Climático, único a nivel nacional y provincial desde Canadá hacia abajo porque este último país sí lo tiene al igual que Israel, India, Nueva Zelanda y toda Europa. Esto tiene que ver con algo que América Latina todavía no vio y Europa sí: la importancia y urgencia del asunto.

¿Qué particularidades tiene un Ministerio de Cambio Climático?

Lo más importante es haber llevado el cambio climático y la biodiversidad a lo más alto de la política provincial. Evidentemente el mundo entendió lo que estábamos haciendo y el compromiso que implicaba dicha iniciativa porque, apenas asumidos, recibimos una carta del Papa Francisco pidiéndonos expandirla a otras jurisdicciones.

Esa señal del Vaticano y del Papa, a través de una carta manuscrita, felicitándonos por lo que habíamos decidido, nos puso en un lugar en el mapa de entender que esto excede los límites de las fronteras de Misiones y de Argentina. Al mismo tiempo, nos contactaron de The Lancet, la prestigiosa publicación, para hacer junto a la Sociedad Argentina de Pediatría y a la OPS, el lanzamiento del capítulo argentino.

Misiones fue reconocida por la ONU como la provincia líder en el desarrollo de políticas para el cambio climático. ¿Qué significa y por qué cree que sucedió?

Misiones fue reconocida por su liderazgo intrínseco en materia ambiental por fuera de toda cosa política. Hay un montón de señales que nos van marcando ese liderazgo: una de ellas es cuando abrís Google Earth y se ve la intensidad del verde en la Provincia de Misiones y no ocurre lo mismo al lado. Es como dice el gobernador, Oscar Ahuad:“Hay un gen, un ADN ancestral en el misionero que tiene que ver con el cuidado y la conservación sino no sería la segunda provincia más pequeña en territorio en Argentina, no tendría la mitad de su territorio con árboles y, además, el 52% de la biodiversidad del país entero.

Esto llevó a que la política ponga sobre la mesa un Ministerio de Ecología hace 35 años (cuando no había en la Argentina un Ministerio de Ecología) que, hoy por hoy, fue superado de forma disruptiva y novedosa, en América Latina, por el Ministerio de Cambio Climático, único a nivel nacional y provincial desde Canadá hacia abajo porque este último país sí lo tiene al igual que Israel, India, Nueva Zelanda y toda Europa. Esto tiene que ver con algo que América Latina todavía no vio y Europa sí: la importancia y urgencia del asunto.

¿Qué particularidades tiene un Ministerio de Cambio Climático?

Lo más importante es haber llevado el cambio climático y la biodiversidad a lo más alto de la política provincial. Evidentemente el mundo entendió lo que estábamos haciendo y el compromiso que implicaba dicha iniciativa porque, apenas asumidos, recibimos una carta del Papa Francisco pidiéndonos expandirla a otras jurisdicciones.

Esa señal del Vaticano y del Papa, a través de una carta manuscrita, felicitándonos por lo que habíamos decidido, nos puso en un lugar en el mapa de entender que esto excede los límites de las fronteras de Misiones y de Argentina. Al mismo tiempo, nos contactaron de The Lancet, la prestigiosa publicación, para hacer junto a la Sociedad Argentina de Pediatría y a la OPS, el lanzamiento del capítulo argentino.

Con esta política pública estamos reconociendo que el cambio climático es un problema holístico y, por lo tanto, de respuesta y comprensión holística. Si agarramos cambio climático, lo sectorizamos, y tomamos biodiversidad y la sectorizamos, vamos a tener como resultado una cumbre de biodiversidad en China, en octubre, y una de cambio climático, en noviembre, en Glasgow. Entonces: ¿esas cumbres no podrían estar juntas?

El mundo no comprende que no nos salvamos viendo el problema de forma sectorizada. Sabemos que la solución a este problema está basada en la naturaleza y de forma integral.

Hoy, tenemos que entender que podemos plantar árboles, pero no podemos plantar selva. El Amazonas y el Bosque Atlántico tenían el 100% de su extensión hace 100 años, hoy tienen 5% solamente. Es decir, el 95% fue talado. Arriba del Bosque Atlántico pusieron Sao Pablo, Rio de Janeiro, San Salvador de Bahía, Porto Alegre y así puedo mencionar varias ciudades. Desde Misiones estamos resistiendo con aguante con los árboles y tratando de hacerle entender al mundo que no venimos a ponerle precio a la selva sino valor a los servicios ecosistémicos que la selva produce. Servicios que, según nos dice la ONU, van desde la captura y fijación del CO2 hasta la contemplación de un bosque que lo tienen como un servicio ecosistémico cultural.

¿Qué escenario ambiental puede describir en la Argentina?

Tengo hoy una posición distinta de lo que pensaba del Gobierno argentino y del Ministerio de Ambiente. En los últimos meses hubo un cambio trascendental que tiene que ver con lo que pasó en las audiencias públicas en Mar del Plata sobre las explotaciones offshore. El Ministerio de Producción argentino tenía una visión, el de Energía compartía esa visión. Luego, vinieron las audiencias públicas y el Ministerio de Ambiente de la Nación, dijo: “para que esto avance necesitamos ciertas salvaguardas ambientales que hay que tener en estos casos”. O sea, les puso un freno. Por eso quiero destacar con nombre y apellido a Rodrigo Rodríguez Tornquist,Secretario de Cambio Climático de la Nación, quien se comportó con una gestión impecable al fijar su posición como secretario y decir lo que dijo en pos de acompañar al Ministro de Ambiente, Juan Cabandié. Antes esto se decidía entre 3 o 4 y no había lugar para la opinión o participación ciudadana. Hay que escuchar a todos, empujando para que el Ministerio de Ambiente participe en todas las decisiones de la alta política argentina.

Volviendo a la pregunta, podría hablar de muchas acciones de las que no estoy de acuerdo con el Gobierno nacional, pero me gustaría sumarme en lo que estoy de acuerdo. Una de ellas es el avance en el pedido de conformación de un mercado de carbono. Hace un tiempo, el Secretario General de la ONU, António Guterres dijo: “es absolutamente deseable establecer un mercado global de carbono como un elemento para combatir el cambio climático”. Nosotros decimos lo mismo, es decir, estamos esperando el mercado de fijación de carbono porque somos mitigadores profesionales. Misiones se sienta en la mesa internacional como acreedora en materia ambiental cuando, históricamente, este ha sido un país deudor. Nos parece que los servicios ecosistémicos que le damos al planeta deben ponerse en valor.

Lo que ocurrió con las audiencias públicas en Mar del Plata, desnudó diferentes posiciones dentro del Gobierno, es decir, los que abrazan los modelos agroexportadores, extractivistas y aquellos que pretenden caminar hacia modelos más soberanos y regenerativos. ¿Cuál es su análisis político de estas internas dentro del Gobierno de Fernández?

Tenemos que cambiar la matriz, que no se cambia de un día para otro. En realidad, tenemos que cambiarnos el cerebro para comprender la gravedad ambiental y climática que estamos atravesando. Estamos usando el barbijo no por el cambio climático sino por la pérdida y la amenaza a la biodiversidad.

Los economistas utilizan una herramienta que quedó vetusta, vieja, desactualizada y, fundamentalmente, inexacta y eso se llama Producto Bruto Interno. Los economistas fueron a la Universidad entendiendo que los recursos naturales del planeta son infinitos y no lo son. Estamos gastando mas de un planeta y medio por año, estamos gastando a cuenta. Cuando sale alguien que planta soja o hace algún agronegocio, les digo: con este sistema productivo tenemos 6 de cada 10 niños pobres. Entonces, el agronegocio como va, es un sistema que no funciona. Otro ejemplo a destacar es lo que ocurrió con el Ministerio de Agricultura de la Nación Argentina: por supuesto, todos conocemos el sistema de agronegocio nacional, sin embargo, Alberto Fernández nombró a un Director Nacional de Agroecología. No lo podría creer por lo que viajé a conocerlo. Se trata de Eduardo Cerdá quien ha dicho, entre otras cosas, que el modelo agroexportador argentino es drogodependiente.

En definitiva, aquellos que dicen que el crecimiento económico va a menguar por incluir la perspectiva ambiental, quiero decirles que no nos corran por ese lado porque el crecimiento económico no lo estamos viendo con tanta cantidad de pobres.

¿Qué considera pendiente replicar de Misiones a nivel nacional?

Hay un montón de leyes en Misiones que son ejemplares. Hay un líder llamado Carlos Rovira, ex gobernador de esta Provincia, a quien conocimos en el año 2008 con Charly Alberti cuando estábamos empezando a pensar en R21. Nos llamó la atención, por ejemplo, la ley que promueve que los niños y niñas juren en séptimo grado, todos los 5 de junio, defender el ambiente.

Otro punto interesante para tener en cuenta a nivel nacional es que, en nuestro país, el 90% de las aguas minerales está en manos de 3 compañías: Nestlé, Danone y Coca Cola. En Misiones, tenemos Agua de las Misiones, un emprendimiento netamente provincial que marca la directriz en una materia tan clara como el recurso hídrico. Otra ley, es la que conformó el Ministerio de Agricultura Familiar que está en funcionamiento hace más de siete años. Un Ministerio que promueve la agroecología, y, por ende, la rotación de cultivos, respeto por el suelo, respeto a la hora de usar productos que no dañen las napas. Misiones produce aire puro, agua dulce y tierra fértil. Además, producimos yerba, té, aserraderos. Todo esto más temprano que tarde hay que ponerlo en valor y la comunidad internacional tiene que darnos dinero no reembolsable por nuestros servicios ecosistémicos.

¿Cuál es su posición respecto a las mega factorías de cerdos?

Tengo dos respuestas, la de funcionario y la personal. Empiezo con la personal: hace 30 años que soy vegetariano y trabajo con el tema ambiental, así que se pueden imaginar lo que pienso al respecto. Pero entendí que, cuando juraba como ministro, estaba ante todo los intereses de la Provincia de Misiones. Habiendo dicho esto, estoy en contra planteado como lo están planteando. No me parece que sea la forma. Puede hacerse desde un lado más armónico, menos factoril, más en sincronía y sintonía con la naturaleza.

No me parece que tengamos que replicar un paquete de China en Argentina. Tengamos audiencia, sentémonos como en Mar del Plata. Se acabó el hacemos lo que queremos. Hay que convocar a la ciudadanía y pedir la opinión del Ministerio de Ambiente y por supuesto, los ministros de ambiente provincial que estén implicados.

Publicado en Economis.com.ar en base a www.carbono.news

Buscador

Envíe esta noticia a un amigo

Puede enviar la noticia a varias personas separando las direcciones con comas.

Desarrollado por 27Sur